lunes, 14 de enero de 2013

Dar las gracias.

Saber agradecer es un valor, un sentimiento, dar las gracias no solo significa pronunciar un vocablo de manera automática en retribución a un servicio o algún objeto recibido, es mucho más, es aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros, es reconocer la generosidad ajena. El agradecimiento debe nacer como una actitud de estimación por el bien recibido. Debemos decir gracias, valorando su significado. Decir gracias conscientemente nos hace mejores personas y nos pone en armonía con los demás y con el mundo en que vivimos.

Todos debemos reconocer que agradecer es más que un acto social obligatorio, o una palabra que se dice automáticamente cuando alguien hace algo por nosotros. Se nos enseña desde muy jóvenes que agradecer es un acto de cordialidad social relacionado con algo que hemos recibido y normalmente algo que deseábamos. Practiquemos el decir “gracias” diariamente, y en la medida que aprendamos, a ser agradecidos nos estamos ayudando a nosotros mismos a valorar lo que tenemos, lo que somos y en cierta medida, a ser más felices.

Agradecer es enfocarnos en todo lo bueno que tenemos y sentirnos especiales por todo lo que hemos recibido. Cuando nos despertamos debemos dar gracias a Dios, cualquiera que sea el concepto que tengan de la divinidad, por todo lo que recibimos. Debemos hacer una evaluación de lo que tenemos y sentirnos felices por haber podido obtener estos bienes; que no solo son materiales y dar gracias por ser capaces de compartirlos con las personas que nos rodean. En nuestro caso debemos siempre agradecer a los profesores que trabajan en Asesoria Educativa y comparten con nosotros lo que saben y además se muestran generosos y amables con los alumnos a los cuales acompañan.

Asesoría Educativa - Especialistas de la Educación
Publicar un comentario

Follow by Email