martes, 22 de enero de 2013

Consejos para ayudar a un hijo a estudiar

Existe en la relación padre hijo lo que los profesionales de la educación llamamos contaminación de roles, es decir cuando los padres tratan de cumplir la función que le corresponde a un docente y que en la mayoría de los casos trae amargura y descontento entre padres e hijos. Sin embargo si no hay más remedio, puede ser que estos consejos hagan esa labor menos ingrata:
 
En primer lugar procure que su hijo o hija tenga una habitación en la que pueda estudiar con independencia, en silencio y en la confianza que no será interrumpido. Que cuente con una mesa o escritorio. Además los útiles escolares y material de consulta deben estar ordenados y a mano. Enséñele a respetar un horario, que debe aprender a cumplir, este horario debe ser realista y consecuente con las demás actividades de la casa.

En segundo lugar dialogue e intente detectar la existencia de problemas personales; a veces las malas notas tienen su origen en la baja autoestima. Pregunte por sus estudios, interésese por lo que hace, alabe sus progresos, participe, en la medida de lo posible, de la vida de su vida escolar. Pero recuerde que es un ser individual que requiere de privacidad. Ayude a su hijo o hija a ir haciendo su elección vocacional, mientras conversan, nunca se imponga, que se vaya planteando lo qué quiere hacer en el futuro e informándose de las ofertas actuales. Tenga paciencia en este proceso, es posible que cambie de opinión treinta veces, pero si lo comparte con usted, se sentirá apoyado y comprendido.

Tenga siempre en cuenta que si su hijo no duerme 8 horas diarias como mínimo, estará cansado para emprender un nuevo día de esfuerzo intelectual y físico. Comprenda que un joven necesita tiempo libre e intereses que no tienen que ver con lo académico. Este tiempo dedicado a otras actividades también es necesario en su desarrollo integral y su sociabilidad. Si bien es muy difícil estudiar con la televisión encendida y la música en muy alto volumen o utilizando las redes sociales, sea tolerante, son los signos de los tiempos. Incentive que además de hacer sus tareas dedique veinte minutos a la lectura recreativa, usando un libro o la computadora.

Su hijo no tiene por qué ser el primero de la clase, pero debe hacer su mejor esfuerzo. Ayúdelo a adquirir una visión realista de sí mismo. Y exíjale de acuerdo con sus posibilidades. Valore más su ilusión y esfuerzo real que el éxito obtenido. Pero si a pesar de su esfuerzo y dedicación, las notas que obtienen no están acordes con su trabajo o necesita un apoyo adicional, entonces recurra a Asesoria Educativa donde nuestros profesores estarán muy contentos de darle a su hijo o hija el apoyo que está buscando.

Asesoría Educativa - Especialistas de la Educación
Publicar un comentario

Follow by Email