jueves, 28 de julio de 2016

Felices Fiestas Patrias sí, pero primero Educación

Hoy conmemoramos 195 años de vida republicana y debemos festejar nuestro cumpleaños como país adulto. Sé que para muchas personas nuestro desarrollo no ha alcanzado el nivel óptimo que se desearía sobre todo en las desigualdades sociales, sin embargo hay que tratar de ver el vaso medio lleno. Somos un pueblo luchador que tiene grandes recursos para enfrentar la adversidad. Hemos salido de varias crisis económicas y hemos visto como nuestra gente se ha marchado en busca de mejores horizontes y luego ha regresado, porque no hay tierra como tu propia tierra. Hemos crecido y hemos madurado como nación pluricultural, al menos ahora muchos más de nosotros estamos orgullosos de ser peruanos.

Hoy también hemos observado el fin de un gobierno y el inicio de otro completamente diferente. No estoy interesada en política y no ha habido gobierno alguno que me haya beneficiado o perjudicado directamente.  Yo he luchado junto a mi familia para crear lo que tenemos y seguimos trabajando para seguir creciendo como empresa de servicios educativos, utilizando nuestro esfuerzo y nuestros propios recursos. Sin embargo encuentro muy interesante la promesa del actual presidente sobre que "para el bicentenario no habrá ningún niño que no tenga acceso a la educación". Como directora de Asesoria Educativa y una profesional de la educación, deseo desde el fondo de mi corazón que esta propuesta se convierta en una realidad, porque solo la educación nos permitirá alcanzar el verdadero desarrollo social.

Mientras tanto debemos entender que invertir en educación para nuestros hijos es la mejor inversión que podemos hacer. Prepararlos para la vida, es nuestro deber pero también la seguridad de que los encaminamos en la senda del éxito académico. Actualmente la educación requiere de mayor inversión de tiempo y recursos de parte de los padres de familia a fin de que podamos apoyar en la educación de nuestros hijos, si ellos lo requieren.

En Asesoria Educativa contribuimos con este esfuerzo proveyéndole  a nuestros clientes con lo más esmerado de nuestro tiempo y el conocimiento de nuestros asesores educativos. Solo si los alumnos de hoy tienen la suficiente preparación que les permitirá ser los adultos que permitan a nuestro país alcanzar las metas de desarrollo que aún quedan pendientes.
 

Por ahora regocijémonos de haber nacido en esta tierra grande y hermosa que les dará a nuestros hijos y a nuestros nietos las oportunidades de crecer y desarrollarse, pero en palabras de Hipólito Unanue: ¨Primero educación¨. Disfruten del feriado por la patria.

Asesoría Educativa - Especialistas de la Educación

Fuente fotografía: Blog Voces Lourdinas (28-07-2016)

domingo, 17 de abril de 2016

La Educación es un privilegio

Si bien la educación es un privilegio para todos, en el Perú el concepto resulta ser extraño y hasta diría abstracto.  Hoy he escuchado a más de un futuro congresista hablar de la promoción de la educación que emprenderá tan pronto tomen posesión y posición de sus curules parlamentarias. Eso me recordó el ejercicio de la democracia que se hacía durante el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas en los colegios. Yo participé en uno de esos ejercicios democráticos, la ganadora de la alcaldía de mi colegio era una joven carismática, gran oradora y de un encanto especial en su sonrisa. No había duda que ganaría las elecciones, todo el colegio voceaba su nombre, que además era corto y muy elegible.

El problema en cuestión fue que las promesas de campaña, que además nadie escuchaba porque estaban voceando su nombre,  superaban cualquier presupuesto de una alumna de 5to de secundaria. Yo formaba parte del consejo de autoformación, que era una especie de tribunal constitucional y después de pasados algunos meses de la elección y viendo que ninguna de las obras prometidas estaba siendo ejecutada, me acerqué a la alcaldesa para reclamar, en nombre del pueblo estudiantil , que se realizarán por lo menos la mitad de lo prometido. Ella  me mostró su hermosa sonrisa y me dijo dulcemente que esos eran usos de la política y que por supuesto que eran muy difíciles de ejecutar en la realidad. Pasó el año, se graduó del colegio y nunca más he sabido de ella, pero siento que nos engañó a todas, aunque la mayoría ni cuenta se dio.



Eso nos pasa cada 5 años en educación y no sé si existe algún funcionario cuyo trabajo sea reclamarles a los congresistas por las leyes que prometieron pasar con respecto a la promoción de la educación. Es por eso que a mí la política no me parece la solución de ningún problema puntual en educación. Es por eso también que entiendo que el esfuerzo de los padres por darles la mejor educación posible a sus hijos es el que vale y el único que prevalece en la realidad. Estoy convencida que la educación es un privilegio otorgado por los padres con su propio peculio a favor de sus hijos, pero sé por experiencia propia que es nuestro mejor seguro para la vida.


En Asesoria Educativa, nos preocupamos por proporcionarles a nuestros alumnos el apoyo necesario para que esa inversión sea la más efectiva y que al final del camino de la educación formal se encuentren suficientemente preparados para asumir los retos de la vida sin esperar a que el gobierno tenga a bien pasar leyes que nos permitan recibir una educación de calidad. Que si bien es un derecho, no es una realidad a menos que pongamos nuestros esfuerzos individuales para lograrlo.

jueves, 28 de enero de 2016

Espero haber citado todo correctamente

La definición que nos da la RAE sobre “plagio” dice a la letra: Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.[1]  Espero haberla citado bien.

Hace algunos años ya, una alumna del colegio donde yo trabajaba, en su desesperación por cumplir con los requisitos del programa que seguía, copió no sé qué tanto de un ensayo que su hermana le dio para leer. Eran épocas anteriores al “Turnitin”[2]  y los examinadores tenían que hacer uso de su conocimiento y memoria para detectar cualquier plagio. Lo cierto que la inopinada indiscreción de mi estimada alumna, tiró por la borda sus dos años de esfuerzos para alcanzar su primera certificación académica. Solo espero que este hecho le haya servido de experiencia educativa y que hoy se cuide mucho de dar el crédito que corresponde a lo que cita.

Yo por mi parte, empiezo cualquier trabajo de acompañamiento pedagógico o académico con un breve resumen de este evento, con la finalidad de evitar cualquier deseo de acortar el tiempo de investigación y redacción con un poquito de “copiar y pegar” sin acreditar. Además en Asesoría Educativa, uno de nuestros lemas es “Te acompañamos para hacer el trabajo, pero no lo hacemos por ti.” Parte de este proceso es enseñarle a nuestros alumnos cómo usar citas textuales, parafraseo y otras técnicas sin incurrir en el plagio. Sé que es un proceso lento, y si no te gusta la investigación, resulta tedioso, pero como siempre digo “se tiene que hacer.”

La maravillosa tecnología ha acortado los tiempos y también ha acortado los procesos, los de mi generación recordaran la cajita de zapatos llena de citas textuales, de referencia, resúmenes y otras; todas antecedidas por su ficha bibliográfica. Hoy solo se tiene que consultar buenas bibliotecas alrededor del mundo, por internet y se accede a lo que Michael Porter llamaba “La sociedad del conocimiento”.[3]  Entonces ¿qué excusa podrá poner una prestigiosa universidad de la Madre Patria, por no haberse dado cuenta que uno de sus candidatos doctorales estaba plagiando sin ninguna restricción otras tesis para completar la suya? Y ¿qué excusa tiene nuestro candidato en cuestión para haber cometido semejante atropello contra lo académico?

No tengo ninguna respuesta a esto y he ocupado una buena parte de mi día de ayer en pensar en cómo alguien que quiere ser doctor, se atreve a tanto. Pero antes de dejar de pensar en este prospecto por el que no votaré, quiero manifestar mi hondo repudio a los que lo defienden diciendo que esto es una “guerra sucia” en contra de sus aspiraciones. 

No señores, esto es un delito contra la cultura por el cual, el plagiario ha quedado inhabilitado moralmente, al menos ante los pensante. Me pregunto, si se atrevió a plagiar una tesis doctoral, que otras alteraciones peligrosas podría hacer, con nuestros tratados, nuestras leyes, que se yo… Antes cuando él manifestaba que era una raza diferente, yo me preguntaba ¿Cómo? Si los humanos somos todos una sola raza. Ahora me alegro porque si es una raza diferente, su ADN y el mío no tienen coincidencia.

Por mi parte, seguiré instruyendo a nuestros asesores educativos para que incentiven la investigación académica, para que traten de inculcar en nuestros asesorados y a cualquier otro estudiante que lo requiera, el respeto a la propiedad intelectual. Sé que mucho de lo que está escrito ya se dijo antes y que parafraseando a Martha Hildebrandt[4]  “todo es un refrito”, pero no por ello vamos a parecer más inteligentes o aptos para grado de doctor con los pensamientos de otros. El plagio es un delito en muchas legislaciones y debería serlo en la nuestra, aunque nos quedemos sin doctores de las últimas generaciones. Y a mis alumnos presentes, pasados y futuros les aconsejo que se hagan amigos de la investigación y que citen todo lo que no es de dominio público.





[1] Diccionario de la Real Academia - Española Edición Tricentenario, http://dle.rae.es/ [página web]2016, consulta realizada 28 de enero 2016
[3] Harvard Business Review (en inglés) «The Five Competitive Forces That Shape Strategy. » (enero de 2008) [página web]2016, consulta realizada 28 de enero 2016
[4] Martha Hildebrandt, http://www.librosperuanos.com/autores/autor/1269/Hildebrandt-Martha  [página web] s/f consulta realizada 28 de enero 2016

Follow by Email