lunes, 4 de febrero de 2013

El valor de la autodisciplina como técnica pedagógica

Para los profesores el comienzo del año escolar representa una época de desafíos y cambios, aunque muchos volverán al mismo espacio que dejaron en diciembre, donde se encontrarán con nuevos y antiguos colegas, nuevas y antiguas tareas que acarrearan preocupaciones, retos y experiencias. Al empezar un nuevo año los profesores saben mejor que nadie que practicar la autodisciplina es quizá uno de los logros más significativos en la formación académica que sin duda se ha logrado después de mucho esfuerzo, tanto en su época del colegio o la universidad como en su práctica profesional. La autodisciplina es una práctica casi “Sen” y requiere de gran decisión y cariño por lo que se hace y la determinación de ejercer un efecto multiplicador en los alumnos que tendrán a su cargo. Los maestros deben ser el ejemplo a seguir y que mejor ejemplo que el de alguien bien ubicado, con metas propias, preparación adecuada y amor por su profesión.

Los profesores saben que muchos alumnos muy capaces terminan con bajo rendimiento escolar por su desorganización, mientras que otros menos dotados han obtenido éxito porque tienen disciplina y planifican los estudios. En algunos casos estas parecen ser características innatas, sin embargo, existe también una actitud que se puede y debe enseñar, tanto en la casa, como en el colegio y la manera más efectiva es educar con el ejemplo. Un profesor que practica la autodisciplina y se prepara para enseñar, le dará a sus alumnos la pauta para seguirlo y emularlo. Es verdad que para organizar un horario de estudios, es preciso adaptarlo a las circunstancias personales, pues de nada sirve un plan estricto, planteado desde el colegio, sí es imposible de cumplir por circunstancias ajenas a la voluntad del alumno o requerimientos poco realistas de parte de los maestros. No obstante, el ejemplo de cumplimiento y organización que debe mostrar el profesor dará frutos, aunque en algún tiempo no sean visibles. Mi consejo, basado en la experiencia es mantenernos vigilantes y observar los cambios que nuestra actitud ha sembrado en nuestros estudiantes.

Los profesores de Asesoria Educativa, a través de nuestro programa de Acompañamiento Pedagógico, procuramos inculcar en nuestros estudiantes la práctica de la autodisciplina, que podría considerarse una técnica pedagógica que nosotros mismos practicamos y forma parte de nuestro perfil académico. Porque realmente creemos que no se puede exigir nada que no se ve en nuestro propio comportamiento profesional. Para los profesores de Asesoria Educativa un alumno que cumple con las metas planteadas es un triunfo académico, pero hay mayor satisfacción cuando nos damos cuenta, a través de nuestra evaluación permanente que nuestros alumnos utilizan las técnicas de estudios que les hemos enseñado y que en el futuro serán personas independientes y capaces de alcanzar sus metas, con autodisciplina y esfuerzo personal.


Publicar un comentario

Follow by Email