sábado, 21 de diciembre de 2013

Y llegó la Navidad.

La Navidad es para mí una fiesta insustituible, la espero cada año con gran expectativa, me preparo con mayor interés y dedicación que para mi cumpleaños  y la disfruto muchísimo. En parte porque así se me enseñó que debería ser y en parte porque creo que es una época de renovación y buenos deseos. Para mí la Navidad es compartir y empieza el primero de diciembre, fecha en que pongo las decoraciones de Navidad. Disfruto cada decoración tanto en mi casa como en cualquier sitio porque me parece que el cambio de ambiente alegra el espíritu  y este cambio es tan necesario para los seres humanos como cualquier otra actividad de renovación. Para mí la temporada navideña sirve para ponerme en paz conmigo mismo, en buenos términos con los demás y agradecer a mi creador por todo lo que he recibido durante el año.

Sin embargo la Navidad puede tener diferentes significados para diferentes personas. En otras épocas no era un día feriado en muchos países y aparentemente no coincide con la fecha en  que Jesucristo, como personaje histórico, llego al mundo. Fue inspirada en una fiesta pagana y de ahí el árbol de Navidad, tampoco Papa Noel tiene una alineación cronológica con la fecha actual. Sé que el primer pesebre o nacimiento corresponde al tiempo de San Francisco de Asís y que los regalos y tarjetas de Navidad son más contemporáneos e inspirados en promover el consumismo. Pero para mí todo esto solo es información, yo veo la Navidad como la época de compartir, de sonreír, de ser feliz, de dar y recibir cariño, abrazos y besos de los que te quieren y de los que te estiman. También es tiempo de dar un poco de lo mucho que se ha recibido durante el año, de ser generosos con los que menos tienen, de ser amables y considerados con nuestros semejantes.


En Asesoria Educativa promovemos la celebración de estas fiestas y hacemos esfuerzos por retornar lo que hemos obtenido con nuestro trabajo a través de la responsabilidad social que hemos cultivado desde el principio de nuestras actividades como asociación. Hemos hecho nuestra contribución anual como empresa y también como personas individuales y esperamos que el próximo año podamos incrementar esta contribución, que aún es modesta. Además incentivamos a nuestros alumnos a que adquieran responsabilidad hacia los que menos tienen. Desde Asesoria Educativa deseo promover el espíritu de la Navidad y pedirles a todos que busquen en sus corazones esos recuerdos amables que los harán sentirse bien y los compartan con sus seres queridos. La Navidad solo llega una vez al año y hasta en las zonas de guerra se hace un alto para celebrarla, sigamos fomentando esta tradición de cariño y fraternidad. ¡Feliz Navidad!

Publicar un comentario

Follow by Email