viernes, 24 de mayo de 2013

Las exigencias académicas

En la actualidad se habla de la nueva escuela educativa en oposición a la vieja escuela educativa. Se habla de técnicas de enseñanza que permiten a los estudiantes alcanzar el éxito académico en menor tiempo. También se menciona al esfuerzo como un factor que podría ser contraproducente en el camino a la excelencia. En realidad cualquier exceso es y ha sido siempre perjudicial. Hay una vieja canción en inglés que dice que el amor es como el oxígeno, si se toma mucho te hace daño, pero si no se toma suficiente también. 

Si trasladamos esta premisa al empeño en hacer algo bien también debe existir una justa medida. Estudiar requiere esfuerzo y dedicación, requiere horas de investigación y aprendizaje, todo esto con dosificación, sin esperar el último momento para hacer la tarea de la semana pasada. Se requiere tener el orgullo de cumplir a cabalidad con lo que se nos ha planteado. Solo así se aprende a ser perseverante en la vida, porque la escuela no es solo para acumular conocimiento, sino y por sobre todo para prepararse para retos mayores, los retos de la vida.

Es cierto que existen infinidad de métodos y técnicas para aprender a leer más rápido, memorizar mejor y tener más facilidad de palabra, por mencionar algunos; pero ninguno de estos es mágico o funciona inmediatamente, todos tienen un grado de dificultad para lograr efectividad y un número de horas que invertir en el aprendizaje de la técnica. A todos nos gustaría poder despertar un día y haber aprendido algo mientras dormíamos, sin perjuicio de nuestra salud. Lamentablemente,  o tal vez afortunadamente, eso no existe. Y cualquiera que lo ofrezca como una técnica educativa, no está siendo del todo veraz en sus aseveraciones. Además hay un factor aún más importante que también es un aprendizaje para la vida, el orgullo de la labor cumplida con esfuerzo, si, y con tiempo invertido en la obra realizada con cariño. La educación es un arte y tanto profesores como padres debemos orientar a nuestros alumnos a considerar el conocimiento como algo valioso que se debe atesorar para siempre.


En Asesoria Educativa ofrecemos programas de organización del tiempo, así como técnicas específicas para la elaboración de ensayos, presentación de trabajos y entrevistas personales. Además de los programas de acompañamiento pedagógico orientados a alcanzar el éxito académico.  Sin embargo en ninguno de ellos se menciona la posibilidad que se pueda acceder al conocimiento sin dedicar tiempo y esfuerzo. Cuando sostenemos entrevistas con clientes potenciales, hacemos hincapié en que parte del éxito del trabajo que realizamos depende del interés y la dedicación que el alumno ponga en mejorar y esto se mide en horas de preparación y ejecución de tareas académicas. Los asesores educativos motivamos a nuestros alumnos para que comprendan que el tiempo que se utiliza en un trabajo académico es tiempo invertido y no solo tiempo gastado. No hay nada más reconfortante para nosotros que darnos cuenta que nuestros alumnos han entendido el concepto de estudiar para aprender, porque sabemos que esto los acompañará más allá del final de nuestro servicio. 

Publicar un comentario

Follow by Email