martes, 12 de diciembre de 2017

ALFA y OMEGA


En las dos últimas semanas del año, la mayoría de la febril actividad que durante los meses anteriores tiene Asesoria Educativa (AE), comienza a atenuarse. Muchos de nuestros alumnos y alumnas regulares dejan de tomar sus clases habituales hasta el próximo marzo y nuestros pupilos del último ciclo de Bachillerato Internacional ya han terminado sus exámenes y esperan calmadamente los resultados del 5 de enero del próximo año. Para nosotros es tiempo de reflexión, de estabilizar horarios y pensar en nuevas propuestas para el próximo año. Créanme es el más interesante pero a la vez perturbador periodo. Es el Alfa y el Omega.

Este año ha habido cambios sustanciales en nuestra vida como directores de AE, tanto mi esposo, como responsable del proceso operacional, como yo estuvimos inmersos en la vorágine del trabajo. Desde afuera nuestra actividad laboral parece relajada, pero créanme, no lo es. Hay días en los que no terminamos de trabajar hasta pasadas las doce de la noche. Algunos de nuestros alumnos nos piden clases en horarios muy irregulares, pero ese es el reto de esta institución. Una alternativa personalizada. También están las traducciones de último minuto o las clases por Skype con alumnos en otros usos horarios. Todo esto es el reto y nos gusta.

Aunque no todo por ahora es calma, éste es el periodo en que empiezan a llegar las solicitudes de alumnos que necesitan asesoría y acompañamiento para cumplir con las exigencias de postular a universidades extranjeras. Nuestra página web se ha hecho más conocida este año y los clientes, que en su mayoría llegaban a nosotros referidos por otros clientes satisfechos, ahora también vienen por la información de la página y las demás redes sociales. Como no nos conocen el esfuerzo para nuestros asesores educativos con el fin de  mostrarles nuestra calidad es siempre mayor, pero reconfortante. Sobre todo cuando después se convierten en nuestros clientes habituales.

Nuestras propuestas para el verano están llegando a cada uno de nuestros alumnos y alumnas de forma que se adapte a sus necesidades. Algunos procuran la preparación para exámenes internacionales, otros desean reforzar conocimientos escolares, algunos aprender a hacer ensayos o discursos y otros con necesidades muy específicas como el acompañamiento para homeschooling o el proofreading de algunos trabajos. En todos los casos siempre tenemos una propuesta innovadora con el apoyo de nuestros asesores educativos que se encuentran preparados para dar soporte específico y de calidad. Estas nuevas propuestas también serán publicadas a través de las redes sociales.

Sin embargo hay una pregunta que se repite constantemente cuando conocemos a un nuevo cliente. ¿Por qué no supe de ustedes antes? Si, este es un nuevo reto a seguir, ¿cómo hacernos más conocidos? ¿Cómo difundir los diferentes temas educativos a los que nos dedicamos? ¿Cómo llegar al público efectivo con mayor celeridad? Pienso que los lectores de este post podrían contribuir a difundir nuestra presencia compartiendo estos pensamientos con sus propios contactos. 

Así que si les gusta lo que escribo y cómo AE impacta positivamente en las mentes de nuestros asesorados, por favor compartan. Les quedaremos eternamente agradecidos.


Sigan disfrutando del tiempo de adviento, que nosotros nos prepararemos para un nuevo Alfa.

Violeta Fonseca
Publicar un comentario

Follow by Email