miércoles, 7 de agosto de 2013

Todos tenemos profesores preferidos

Si nos ponemos a recordar nuestra época escolar, siempre sale a relucir un profesor con características especiales que nos hizo pensar en que el colegio no era tan aburrido y si el curso era difícil, al menos pensar que había maneras de llegar al entendimiento si nos aplicábamos. Estos profesores, en mi humilde entender, tienen un don especial y los alumnos que han encontrado el suyo lo saben. También es verdad que no siempre son inspiradores para todos y que en algunas ocasiones, se encuentran con alumnos para los que él o ella resulta la persona menos comprensible del mundo y hasta a veces antipática. Tengo que decir que no todos podemos caerle bien a todo el mundo y  además, que a pesar del esfuerzo consciente de atender a las necesidades de todos nuestros alumnos, siempre hay alguno que otro al que nos es muy difícil acceder.

Pero la vida no solo está hecha de personas simpáticas y asequibles, sino de las otras también, aquellas que por diferentes razones tienen sus propios códigos de simpatía y sus propios parámetros de aceptación. En la mayoría de los casos, estas personas no están preocupadas por caerle bien a todo el mundo. Si esto sucede en la vida cotidiana, tenemos que aceptarlas como son o dejar de frecuentarlas. ¿Pero qué sucede cuando éstas son nuestros jefes o nuestros clientes? Entonces lo maduro es aceptar las circunstancias como vienen y tratar de sacar el mejor provecho de la situación. ¿Por qué entonces no hacemos lo mismo con los profesores? Es posible que debajo de esa imagen adusta esté una persona de amplios conocimientos y que con un poco más de voluntad de nuestra parte, pueda compartir con nosotros vivencias que de otro modo nos perderemos.  Desde mi punto de vista académico, debemos darle más oportunidad a los profesores para que muestren su potencial humano y esto toma un poco de tiempo y paciencia, que además nos estará preparando para las incontables veces que en la vida adulta tendremos que tenerla.


En Asesoría Educativa, nuestro principal objetivo es darle una alternativa de enseñanza personalizada a nuestros alumnos y este factor podría repercutir en la relación uno a uno en la que se encuentran tanto profesor como alumno durante el proceso. Sin embargo nuestros colaboradores, son profesionales capacitados para detectar el problema, si se presenta, y utilizar las estrategias apropiadas para llegar a nuestros estudiantes. En la mayoría de los casos tenemos existo en nuestro acercamiento personal, pero si las circunstancias se presentan adversas, lo mejor es tener tiempo para conocerse. Sin embargo como el fin supremo de este servicio es la transmisión de conocimientos y técnicas apropiadas para mejorar en el rendimiento académico, lo aconsejable seria que tanto alumno como profesor se focalizaran en la meta de la sesión dando su mejor esfuerzo para aprovechar el tiempo de la clase. Dada la preparación académicas de nuestros Asesores Educativos, estoy segura que cualquier clase será productiva y de altos estándares.

Publicar un comentario

Follow by Email